Detective conan: La organización negra, todo sobre ellos.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 129 el Miér Dic 28, 2011 3:09 pm.
Octubre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Últimos temas
» Fic El secreto de Vermouth
Dom Sep 30, 2018 9:32 pm por EristofBlack

» ANTES DEL FINAL
Sáb Sep 29, 2018 4:13 am por Curaçao

» Fic Gin x Sherry, Él habia matado
Dom Sep 23, 2018 1:01 am por EristofBlack

» investigando a shinishi kudo
Lun Sep 17, 2018 12:28 am por EristofBlack

» [SPOILER] Capitulo 1013 - 1017 (Policewomen Serial Murder Case)
Vie Sep 14, 2018 2:04 am por EristofBlack

» Los que tienen Keyhole
Jue Sep 06, 2018 10:31 pm por Curaçao

» Identidad de Rum
Jue Sep 06, 2018 10:15 pm por Curaçao

» [SPOILER] Capitulo 1018 -102x
Vie Ago 31, 2018 12:48 am por Curaçao

» ShinRan-yo te esperare
Lun Ago 27, 2018 3:02 am por EristofBlack


Fic: Lágrima de Dios

Ir abajo

Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  CAIPIROSKA el Sáb Jul 13, 2013 5:20 pm

¡Holaaa! Bueno, éste es un fic creado por mi, quizá haya gente que lo conozca ya que no es el primer lugar donde lo publico.
Este fic, es de intriga, misterio y suspense, géneros que a mi me gustan mucho y la trama es bastante parecida a los casos de la serie de DC.

¡Espero que os guste!


1 - NOCHE


Era una nublada noche, donde el espectador se le hacía casi nula la visión del cielo de Japón. Parecía que en cualquier momento empezara a llover y no parara hasta al amanecer.
Me encontraba en la segunda planta de la agencia de detective Mouri. En la casa se respiraba un aire bastante silencioso, suave y tranquilo. De repente escuché una voz que interrumpió mi lectura:

- Conan vamos a cenar. -dijo Ran de buen humor.

Hice caso sin rechistar y empezamos a comer la cena. En la mesa había un plato de arroz y otro de pescado que desprendía un olor delicioso, aunque Ran no sabía cocinar muy bien, la cena estaba exquisita.

- Papá, mañana que es viernes, por la noche iré con Sonoko y unas amigas a ver una película al cine, ¿te acuerdas?

Kogoro la miró y no contestó. Estaba demasiado ocupado comiendo como un desesperado.

- ¿Oye Ran que película iréis a ver? -pregunté ya que nadie más le prestaba atención.

- Una romántica, que últimamente está teniendo mucho éxito entre las chicas. Se titula "Todo puede ser eterno, hasta el amor". El argumento de la película es de un hombre que quiere proteger a la mujer que ama, ya que a éste le persiguen unos mafiosos que quieren acabar un su vida. Aunque se ven poco, cuando lo hacen el hombre siempre se muestra muy frío con la mujer... -suspiró- No sé porque pero me siento identificada con ella... -sus ojos fueron a parar al suelo.

Me había quedado sin respuesta alguna, la trama de la película era parecida a lo que ocurría entre nosotros. A continuación, Ran volvió a preguntar:

- Papa ¿te acuerdas o no?

- Sí, sí... Pero llévate al mocoso. Así podre ver el concierto de Yoko mañana. -habló el detective muy entusiasmado.

- Bueno, si Conan quiere puede venir. ¿Te parece bien?- me preguntó muy contenta y parecía que había olvidado el comentario anterior.

- Me parece que no voy a ir... He quedado con el Dr. Agase. - contesté.

Verdaderamente no me apetecía ir a ver esa película, ese tipo no son de mi agrado.

- No pasa nada Conan. -noté la chica un poco desilusionada- Bueno, es verdad que tu solo tienes 7 años y la película que voy a ver no es para niños. -me miró y concluyó- Otro día iremos a ver una película infantil con tus amigos.

Asentí haciéndome el alegre pero, me había sentado mal el último comentario, pero en fin... ¿Qué más da, no? Kogoro igualmente estaba contentísimo porque iba a poder ver a su Yoko Okyno.

Seguimos comiendo. De pronto, escuchamos una débil música. El detective percató que esa melodía, era procedente de su móvil. El hombre me miró.

- ¡Mocoso tráeme el móvil! Está encima de la mesa de la agencia, corre ves a cogerlo. -dijo con una voz no muy amistosa y marimandona.

- Papá, no le digas así las cosas, ¡Hay que pedirlas bien!

- Conan vaga a por el móvil. -habló con una voz mas suave por la reñida de su hija.

Medio obligado me levanté y me dispuse a bajar. Mientras me acercaba a la puesta de salida pensé "Kogoro es vago pero, esta vez se ha superado, creo que se lo tendría que hacer mirar". Seguidamente se me escapó una sonrisa en mi rostro.

Cerré la puerta de la casa y bajé las pocas escaleras que había para llegar a la agencia. En menos de un minuto ya estaba en la puerta, giré el pestillo y entré.

Mientras entraba en la agencia, tuve la sensación que no me encontraba solo en la habitación y mi intuición me hizo quedarme en la puerta.

~Fin del capítulo: 1 - NOCHE~

¿Qué os ha parecido? Por supuesto acepto correcciones y todo tipo de criticas aunque con respeto xD Que tampoco soy una profesional. Wink

Si tiene éxito subiré los siguientes capítulos. Un beso!
avatar
CAIPIROSKA
Prescindible para la organización
Prescindible para la organización

Femenino Mensajes : 107
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 12/07/2013
Edad : 19
Localización : En todas partes donde haya un buen espectáculo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  Dom Perignon el Dom Jul 14, 2013 2:21 am

Ahí va mi opinión (llevo una racha de analizar fics y relatos altísima estos días)
-Debes vigilar (salvo que expresamente no quieras hacerlo) el tema de conseguir una personalidad canon para los personajes. Mimetizarte con ellos cada vez que escribas sus lineas. Con Ran te ha quedado bien, pero Kogoro y Conan, aun sin estar mal, pueden pulirse mejor (Kogoro está muy simplificado y Conan piensa cosas que no son propias de como las pensaría, además de la ausencia de comentarios sarcasticos para sus adentros, o algún "oe oe" XD)

-Este es una tontería, pero yo miro mucho estas cosas. "En menos de un minuto ya estaba en la puerta". Supongo que todos recordamos como es el piso de la agencia Mouri, por lo que una frase mas correcta sería decir "En menos de 10 segundos llegué a la puerta" (ya que incluso caminando se llega en menos de 10 segundos) o directamente omitir asuntos de tiempo, o hacer algún comentario tipo "Por suerte la casa del tio Kogoro está justo encima de la agencia y no debo hacer mucho esfuerzo en bajar" o algo por el estilo.

-Si bien el final te deja con cierta sensación de "y ahora qué?", no se si es suficiente. Un primer capítulo de un fic (donde ya todos conocemos a los personajes y no tienes la responsabilidad de presentarlos como si sería en una novela) debe tener un gancho mayor para que realmente la gente quiera seguir. Tal vez ese gancho ya lo conseguirás en el capítulo 2 cuando lo publiques, pero en tal caso podías publicar el 1 y el 2 seguidos para asegurarte que la gente se engancha.

Por lo demás, ameno de leer, inicio de capítulo muy DC, bien traido el tema de la película de Ran, y en ningún momento se hace pesado (aunque al ser un capítulo corto tampoco da tiempo)

Estaré atento a ver qué mas sucede.



avatar
Dom Perignon
Alto cargo de la organización
Alto cargo de la organización

Masculino Mensajes : 519
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 25/01/2012
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  Baileys Brandy el Lun Jul 15, 2013 12:33 pm

Bueno yo también dejaré mi opinión, concordé en los puntos que dijo Dom cuando lo leí pero creo que hay una cosa más importante para destacar, antes de eso.

La ambientación: se ve un poco vacío el texto, es decir, que con leerlo no te sitúas en la acción, y eso es muy importante cuando escribes ya que la persona debe imaginarlo todo y cuando solo ofreces diálogos planos que no mencionan detalles sobre lo que rodea a los personajes y en el texto tampoco das suficientes explicaciones para el lector es difícil imaginar lo que está pasando correctamente y se acaba aburriendo de la lectura. Yo creo que si corriges eso se volverá mucho más interesante la lectura, porque nosotros que conocemos de que va detective conan podemos entenderlo un poco, aún que falten detalles, pero alguien que no sabe nada de la serie no lo entendería y las historias están hechas para ser leídas y comprendidas por un amplio público.

Lo siguiente es opinión propia, no es una regla para escribir vital, pero creo que deberías aprovechar más el escribir en primera persona. Escribir en tercera persona es mucho más fácil y productivo pero la gente que decide escribir en primera persona suele hacerlo pensando en expresar mejor los sentimientos del personaje principal ya que suelen haber escenas intensas en el relato, por lo tanto te recomendaría que aprovecharas que estás escribiendo en primera persona para expresar más los sentimientos de Conan y ver las cosas desde sus ojos, ya que aunque escribes en primera persona parece que lo relates como tercera ya que no se nota como si fueran los pensamientos de conan y sus sentidos los que nos explican la historia. Esto es muy opcional pero le daría bastante realismo al relato.

Bueno todo esto solo es mi opinión, solo tú puedes decidir que hacer con tus fics, sin embargo espero haber sido de ayuda. Muchas gracias por tu fic y espero que continues hacia adelante con él.



avatar
Baileys Brandy
Alto cargo de la organización
Alto cargo de la organización

Femenino Mensajes : 719
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 30/01/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  CAIPIROSKA el Lun Jul 15, 2013 3:28 pm

Bua, gracias por comentar Dom Perignon y Baileys Brandy. Very Happy

Me ha gustado vuestras opiniones pienso que tenéis razón por lo que intentaré ir mejorando y cumplir las recomendaciones que me dais, aunque este fic hace algún tiempo que lo hice y los primeros capis si que están un poco "regular" aunque después como están hechos hace poco se encuentran mejor. (O eso me han comentado en los otros lugares que lo he publicado).

Sin más un beso y os dejo el segundo capi! Smile
avatar
CAIPIROSKA
Prescindible para la organización
Prescindible para la organización

Femenino Mensajes : 107
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 12/07/2013
Edad : 19
Localización : En todas partes donde haya un buen espectáculo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  CAIPIROSKA el Lun Jul 15, 2013 10:38 pm

Hola, aquí el segundo capi del fic: Lágrima de Dios.

2 - ENCONTRAR


No sabía que pensar sobre el escenario que me rodeaba. No veía ni escuchaba nada, y todo se encontraba consumido por la oscuridad. La habitación estaba tranquila aunque yo no.
Decidí abrir el interruptor de la luz que se hallaba en la entrada. Mientras hice el gesto vi una sombra que desapareció. Mi imaginación me está jugando una mala pasada, pensé. Sin más, pinché el botón. Al cabo de un segundo se iluminó la habitación con una amarillenta luz. No había nadie.

Me dirigí al pupitre de Kogoro para recoger el dichoso móvil y así poder regresar arriba, aunque donde tenía que encontrarse el móvil hallé un sobre. No había nada escrito por delante o en dorso de éste. Tuve un mal presagio y por mi curiosidad me dispuse a abrirlo, aunque me parecía muy entraña la situación. Dentro del sobre encontré una carta escrita a ordenador donde había una clase de enigma. Empecé a leer, y cuando acabé me fijé en la firma que era procedente del ladrón, Kaito Kid ya que se encontraba su nombre y logotipo al final.

Cuando acabé me puse a reflexionar todos los hechos sucedidos. ¿Eso significa que la sombra vista anteriormente era de Kaito Kid? ¿Qué razón tenía Kid para dejar la carta en la agencia y no en comisaria como hacía normalmente? y ¿Por qué había robado el móvil del tio? Una cosa estaba clara: me faltan datos. Además, lo referente al contenido de la carta...

Mientras pensaba alguien me llamó.

- ¿Conan estás bien? -era una voz femenina, dulce pero algo nerviosa ya que estaba preocupada.

- Sí, estoy bien Ran. -contesté- Pero el móvil del tio Kogoro no lo encuentro.

Entretanto la joven entró en la agencia, un poco asustada con la contestación que le había dado.

- Conan las cosas no se mueven solas, seguro que no has mirado bien. -sonrió.

Se acercó a mi y vio por si misma que el objeto no se encontraba en su sitio.

- Ran el móvil no está pero, en su lugar he encontrado ésta nota. -dije mostrándosela.

- ¡Es de Kaito Kid! Se la tenemos que enseñar a mi padre, vamos Conan.

Seguidamente me cogió de la mano, y después cerró la puerta de la habitación de un portazo.

No dije nada, me limité a seguir a la chica, se me había enrojecido un poco las mejillas aunque no le dí importancia. Tenía un caso que necesitaba de mi ayuda. Subimos las escales y entramos en la casa.

- ¡Papa hemos encontrado una nota de Kaito Kid! -habló Ran, nada más entrar por la puerta.

- ¿Ese ladronzuelo me ha enviado una nota?

- Sí, la he encontrado en el lugar donde tenía que estar tu móvil, Kogoro. -dije metiéndome en el dialogo.

- ¡Qué! ¿Me estas diciendo que no esta mi móvil?

- Creo que te lo a robado.

- Pues que ese ladronzuelo se prepare porque ahora es personal.-dijo serio pero, a la misma vez soltó una carcajada al finalizar la oración.

Jajaja... por favor Kogoro no me hagas reír. Si tu lo pudieras atrapar los inspectores y detectives no se volverían locos con él. Mientras lo pensaba puse una cara de lo más payasa y estúpida.

- ¿Tio pero, necesitarías saber que pone en la carta? -pregunté para quitarle esa sonrisa de su rostros.

- A ver, enséñamela, -extendió su mano para que se la diera- seguro que no será difícil para el gran detective Mouri.

Se la entregué y Kogoro empezó a leerla en voz alta.

"Tengo seis hermanos, mi padre fue Kan'eiji
tengo recuerdos marcados en mi corazón.
Habrá que ir pisando huevos
ya que hay juegos que son mejores dejarlos a los niños.

Kaito Kid, El mago de la luna plateada."

- ¡De que va éste Kid! ¿Me pone una adivinanza? -habó el detective sarcástico, aunque por su reacción supe que no había entendido la finalidad de la nota.

- ¿Ya sabes qué nos quiere decir? -preguntó Ran.

- Más o menos. -mentira, seguro que no sabía ni por donde empezar, pero al menos ésta vez no había dado una de sus estúpidas soluciones- Lo que no acabo de entender es eso de Kan'eiji, ¿como voy a saber todos los nombres de los hombres? -hizo un descanso. Como se nota que el tio Kogoro no sabe mucho de historia...- ¡Ésto no tiene ningún sentido!

Bostecé para después decir:
- Tengo mucho sueño, me parece que me voy a ir a dormir... Buenas noches.

Me fui a la cama y Ran me siguió. Me ayudó a ponerme en la cama y me arrapó, después finalizó dándome beso en la mejilla que me hizo un cosquilleo en el estomago.

- Buenas noches Conan y que sueñes con los angelitos. -dijo la chica dulcemente- Duerme bien que mañana hay que ir a la escuela.

- Y tu también que duermas bien, Ran.

Ella con una sonrisa en la cara se fue de la habitación.

Me encontraba acurrucado en mi cama, mientras oía a Ran diciéndole a su padre que era tarde y que debía acostarse aunque el tio no le hacía ni caso. Estaba obsesionado en averiguar el enigma de Kid.

A pesar que me intrigaba mucho la nota, ahora lo que debía hacer era dormir. Además tenía una idea aproximada acerca del significado de ésta, aunque aún tenía que cuadrar algunos detalles. Mientras pensaba en las últimas palabras, me quedé dormido acompañado de la lluvia que empezaba a deslizarse por el tejado y bajaba por las paredes exteriores de la casa.

~Fin del capítulo: 2 - ENCONTRAR~


¿Qué tal?
Bueno, lo referente a la nota quizá no le veis mucho sentido (porque he intentado hacerla enrevesada ya que me encanta cuando Kid hace difíciles sus cartas xD tonterías mías jajajaja XD), pero es un lugar real de Japón. Haber si alguien se anima y hace una deducción!!!

Espero actualizar pronto, haber si el tiempo me lo permite Wink

Un beso Laughing 
avatar
CAIPIROSKA
Prescindible para la organización
Prescindible para la organización

Femenino Mensajes : 107
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 12/07/2013
Edad : 19
Localización : En todas partes donde haya un buen espectáculo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  Orujo el Sáb Jul 27, 2013 2:11 pm

Esta bien...No se expresarme notablemente así que no meteré tocho...
Me gusta!
avatar
Orujo
Digno para la organización
Digno para la organización

Masculino Mensajes : 153
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 09/04/2012
Edad : 27
Localización : Sótano

Ver perfil de usuario http://forever-rockandroll.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  Dom Perignon el Miér Jul 31, 2013 5:12 pm

Hombre, la dirección del templo de Kan'eiji recuerda mucho a Kaito Kid 1412 (1-14-11, Ueno, Taito-ku=14 11 (le sumamos el 1 que hay colgado al principio) 14-12, y Taito-ku respecto a Kaito Kid tambien hay simimlitudes XD)

Respecto al fic, pues no va mal encaminado, ha sido una segunda parte mas afortunada que la primera, y no pinta mal la premisa (aunque claro, con Kid es siempre una garantia XD)
Es peligroso narrar en primera persona a Conan, porque eso implica mimetizarte (como ya te empecé a decir en el otro comentario) al maximo con un personaje al que todos conocemos muchisimo, y eso nunca es fácil.

Tienen un buen ritmo, eso sí, sigue siendo uno de tus puntos fuertes, y espero que lo mantengas.

A nivel de narrativa supongo que aun estás por pulir, pero no vas mal encaminada, si sigues leyendo y escribiendo mucho pulirás detalles con las formas que te sumarán bastantes enteros (y será entonces cuando mis criticas serán mas duras XD)

¡Que pase el siguiente capitulo cuando puedas!



avatar
Dom Perignon
Alto cargo de la organización
Alto cargo de la organización

Masculino Mensajes : 519
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 25/01/2012
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  CAIPIROSKA el Lun Ago 05, 2013 4:07 pm

3 - CARTA

En la habitación donde había pasado la noche empezó a sonar el despertador de Kogoro aunque éste no se encontraba en su respectiva cama. Con un poco de sueño me levanté de mi cama acompañado de los primeros rayos de luz del día que entraban por la ventana. Había parado de llover y hacía un día radiante, parecía mentira que la noche anterior hubiera estado lloviendo. Apagué el aparato que me había interrumpido mi dulce sueño y pensé en el día que me esperaba.

Era viernes, último día de ir a la escuela de la semana. Me vestí, con unos pantalones grises y cortos, la camisa blanca, la americana azul oscuro, la pajarita cambiadora de voz, el pendiente-móvil, y por último mis bambas. A continuación, me dirigí a la mesilla de noche, cogí las gafas y el reloj anestesiante. Después salí de la habitación y fui en dirección a la cocina, donde estaría Ran preparando el desayuno.

- Buenos días Conan. -me saludó la joven, tan alegre y sonriente como se había despedido la noche anterior.

- Hola Ran. ¿Sabes dónde está el tío Kogoro?

- Pues cuando me he levantado ya no estaba, seguro que ha resuelto el significado de la carta y ha ido a avisar a la policía. -contestó la joven convencida de sus palabras.

- Podría ser. –respondí, aunque no estaba convencido.

Desayunamos y hablamos del día que nos esperaba.

Después de recoger los platos utilizados, cogimos cada uno nuestras respectivas mochilas y bajamos las escales. Todo era una rutina habitual, aunque por ésta vez Kogoro no se encontraba entre nosotros. Nos pusimos en dirección hacia al colegio, cuando de repente alguien me abrazó por detrás y me dijo:

- ¡Hola Conan! -era una voz alegre y cariñosa.

- Buenos días Ayumi -la había reconocido-. ¿Me podrías soltar? Me estás asfixiando.

La niña me soltó y me pidió perdón mirando el suelo, no quería hacerme daño y estaba avergonzada de la escena. Detrás suyo, me miraban fijamente Mitsuhiko, Genta y Ai.

- Hola chicos -saludó mi mejor amiga de la infancia con una sonrisa, para dejar atrás lo sucedido y cambiar un poco de ambiente a uno más acogedor- ¿Estáis preparados para ir al colegio?

- ¡Sí!

Después de escuchar la contestación, Ran se giró hacia mí y me dijo:

- ¿Conan quieres ir con tus amigos al colegio? -me preguntó, aunque antes que pudiera contestar ella me aclaró- Yo iré con Sonoko al instituto. Recuerda que ésta noche volveré tarde a casa porque voy al cine. He preparado comida, solo la tendréis que calentarla en el microondas y estará lista. ¡Adiós Conan! -dijo saludando a todos.

- De acuerdo Ran, que te lo pases bien.

Ella dijo que sí con la cabeza y se fue en busca de su amiga. Por otro lado, nosotros nos pusimos a caminar en dirección hacía la escuela.

Los chicos al principio se mostraron un poco fríos conmigo, supongo que sería por el abrazo sorpresa que había recibido de Ayumi. Pero poco a poco se les fue y volvieron a ser los mismos. Nunca entenderé ni a las mujeres ni a los niños.

Por el camino hablamos de muchos temas diferentes: que si hoy tocaban asignaturas aburridas, que si hoy hemos quedado para ir a casa del doctor para jugar, que en el comedor ponen poca comida comentó Genta, que si este profesor últimamente coloca muchos deberes... Entre algunas cosas que hablamos solo había tonterías de niños de 7 años. ¿Qué le voy a hacer, no?

Mientras comentábamos nuestras opiniones Haibara se limitaba a observar y escuchar, para mí ella no era una de las chicas más habladoras que había conocido pero, me preocupaba. Ademas tenía una expresión muy triste.

Llegamos a la escuela puntual y cuando nos disponíamos a entrar, Haibara me cogió de la americana, haciendo el gesto que quería hablar conmigo. El resto del grupo entró en clase y se prepararon para la asignatura a señalada.

- ¿Qué te ocurre Kudo? -me pregunto ella con voz baja-. Hoy estás algo extraño.

- No me pasa nada, no te preocupes. -dije mirándola y con su mismo tono de voz-. ¿Y tú? ¿Te encuentras bien? Has estado muy callada -pregunté muy interesado.

- Yo estoy bien. -me contestó tajadamente- Recuerda que hoy vamos a ir a casa del doctor, a ver si te animas más.

- Ah! Una cosa me gustaría que hicieras algo esta tarde por mí –dije acercándome a su oreja para seguir diciendo-. ¿Podrías hacerte cargo de los niños para que no vengan a casa del doctor? Es que tengo que hablar con él y no quiero que ellos se metan en líos.

Nos quedamos unos minutos en silencio, hasta que la niña me contestó:

- Vale lo haré, si eso te anima más -hizo un suspiro-. Pero luego quiero que me expliques lo que pasa por tu cabeza, detective. -dijo alegre y animada, hecho que me alegró bastante.

En ese momento se acercaba la profesora y decidimos entrar en clase.

Las ocho horas siguientes, fueron las más largas de toda mi vida, tenía muchas ganas de salir de esas cuatro paredes para poder preparar todo lo necesario para atrapar al ladrón 1412.

Cuando acabaron las clases, Ai hizo caso de lo que le había pedido y se las ingenió para que en lugar de ir a casa del doctor fueran al parque.

Me dirigí a casa de Dr. Agase. Cuando llegué, mi amigo me recibió amistosamente y me invitó a tomar una taza de café. Su casa como siempre estaba llena de inventos y parecía que estuviera con un nuevo proyecto, de esos que le convertirían en un famosísimo y millonario inventor.

- Hay un caso que reclama importantemente mi ayuda -empecé a decir mientras hacía un sorbo en el café.

- ¿Pero qué pasa Shinichi? No estarás metido en algún lió -se preocupó él.

- No, no, me parece me he expresado mal. Lo que sucede, es que ayer Kogoro recibió una carta de Kid y quiero que me ayudes para buscar información con tu ordenador.

- De acuerdo, me habías asustado. -dijo relajado- ¿Qué pone en la carta si puede saberse? ¿Y qué información quieres buscar?

Al oír esa preguntas saqué de mi mochila mi pequeña libreta donde había apuntada la nota de Kid y mis deducciones. A continuación le leí la nota:

"Tengo seis hermanos, mi padre fue Kan'eiji

y tengo recuerdos marcados en mi corazón.

Habrá que ir pisando huevos

ya que hay juegos que son mejores dejarlos a los niños.

Kaito Kid, El mago de la luna plateada."


- Muy bien y, ¿qué has deducido? -preguntó intrigado.

- Pues que las dos primeras líneas de la carta son una descripción del lugar, donde Kid va a cometer el robo.

- Podría ser. ¿Se te ocurre algún lugar que encaje con esa descripción? -preguntó el doctor cada vez más emocionado.

- Sí -dije con una sonrisa de satisfacción- Pienso que es "El Museo Nacional de Tokio" que fue fundado en 1872. Ahora le explicaré mi conclusión: -hice un segundo sorbo en el baso de café y seguí diciendo- la primera frase la divido en dos, y en la primera parte queda así: "Tengo seis hermanos" que se refiere al edificio, ya que está separado en seis partes entre sí: "la Galería Honkan", "la Galería Asiática", "Hyokeikan", "Heiseikan", "la Galería de Tesoros Horyuji" y por último "el Centro de Investigación e Información". Para la segunda parte de la frase "mi padre fue Kan'eiji", el museo se encuentra en el Parque Ueno donde antes se encontraba un templo llamado Kan'eiji nombre mencionado en la carta, Kid uso el término "padre" para expresar como sinónimo de "antepasado". La segunda frase es bastante sencilla al haber averiguado el resto, en el museo hay muchas obras de arte des de tiempos inmemorables de Japón y además cuando dice "marcados" se refiere a los cuadros, ya que estos se colocan en la pared y no pueden salir del lugar –hice un tercer sorbo al vaso de café, tenía un poco seca la garganta-. Y ahora me encuentro con las frases que me intrigan y me llaman la curiosidad.

El Dr. Agase me había estado escuchando durante todo el rato mis explicaciones, sin perder nada de mi deducción.

- ¡Fantástico Shinichi! ¿Pero a qué te refieres?

- Mire doctor en la tercera frase: "Habrá que ir pisando huevos", lo que deduzco es que habrá que ir con cuidado durante su robo, pero mi verdadera pregunta es: ¿Por qué? ¿Qué sucederá? Y lo que entiendo de la cuarta: "ya que hay juegos que son mejores dejarlos a los niños" sería que sí solo yo puedo resolver el misterio, por eso uso el termino niño -hice un descanso.- ¿Qué te parece? ¿Qué crees que quiere ésta vez Kaito Kid?

- No lo sé, además ¿qué misterio debes resolver? ¿y no te parece qué tendrías que informar a la policía?

- Lo siento doctor, no tengo ni la mínima idea de qué misterio debo encargarme. Además aún me falta saber un detalle, por eso he decido venir –suspiré, ésta vez Kid me lo estaba poniendo enrevesado- ¿Me dejas consultar una cosa en tu ordenador?

- Por supuesto, Shinichi.

El doctor encendió su ordenador y a continuación le dije que se pusiera en internet. Así hizo. Mientras el ordenador se preparaba, me acabé de tomar el café que me había sentado bien para despejarme, aunque ahora me tenía que poner a trabajar. Él colocó dos sillas enfrente del ordenador y me dejó que el teclado para que pudiera escribir. Teclee las palabras "exposiciones en el Museo Nacional de Tokio" y a continuación le di al enter.

- Shinichi ¿por qué escribes eso? -preguntó mi compañero, muy interesado con la respuesta que recibiría a continuación.

- Kid nunca ha sido de robar obras de arte, siempre roba joyas, así que la única conclusión que encuentro es que hagan una exposición con alguna joya en el museo -miré al doctor y seguí diciendo- Espero que así sea, porqué sino mi deducción no tendrá ningún sentido. -dije, esperando que mi conclusión fuera correcta.

Encontramos la página oficial del museo donde había un artículo que contenía:

"El viernes 13 se hará una exposición a las 21:00h, donde se expondrá la magnífica joya: Lágrina de Dios. Todos aquellos que estén interesados deberán comprar sus respectivas entradas minutos antes de su comienzo. La joya, es proporcionada por los socios Kenzo Gaho y Taheo Keo, los mismos que harán la presentación. Será exhibida durante escasas horas, ya que Lágrima de Dios, está teniendo un gran éxito mundialmente y es muy solicitada en grandes museos internacionales..."

- ¿Shinichi por qué paras de leer? -me preguntó el Dr. Agase ya que había estado leyendo en voz alta durante la lectura del artículo- ¿Te encuentras bien?

- Si, si... estoy bien pero... -le contesté, mi cuerpo estaba templando de emoción, estaba contento por ver que planes rodeaban a ese ladrón con aires de mago, en definitiva una sensación algo extraña de explicar- se nos acaba el tiempo, son las 18:30h y hoy es viernes. ¡El robo lo va a cometer hoy! -grité exagerando.

- Es, es... ¡es verdad Shinichi! ¿Qué vamos a hacer? –me preguntó nervioso.

- Por ahora llamaré al inspector Megure y le explicaré toda mi deducción.

- Pero ¿no era el tal... inspector Nakamori quien lleva el caso Kid?

- Si, pero yo solo sé el teléfono del departamento de Megure y supongo que le explicará mi conclusión a Nakamori.

Él estuvo de acuerdo. Además no teníamos ninguna idea mejor, aunque lo peor de todo era que quedaba poco tiempo. Llamé al inspector con el invento del doctor, el pendiente-móvil.

- ¿Estoy al habla con Megure? Soy Kudo. -saludé con una voz impotente con la pajarita en mis labios.

- Hola Kudo cuanto... -me intentó contestar Megure aunque le detuve.

- Inspector siento ser algo desconsiderado pero, tengo una deducción que le puede ser de mucha ayuda.

Él no se enfadó, sabía que este tipo de cosas solo las hacía si eran en extrema urgencia. A continuación, me dejó explicarle mi conclusión sobre la nota del ladrón de guante blanco.

- ¿Lo ha entendido? -pregunté cansado de tanto hablar.

- Sí, sí... -contestó aunque le noté un poco confuso.

- Otra cosa, quiero pedirle un favor: tiene que ir usted también al museo. -le rogué con desesperación.

- Pero Kudo, yo no pertenezco al departamento que se ocupa de capturar a Kid, eso es trabajo de Ginzo Nakamori.

- Ya lo sé... pero sé que ocurrirá algo. Por favor inspector, ¿alguna vez le he fallado? -pregunté completamente seguro de cada palabra que había aparecido por mi boca.

Hubo un silencio que duro alrededor de un minuto, finalmente el hombre volvió a hablar para darme una contestación.

- De acuerdo, miraré como me las puedo apañar para formar parte aunque piensa que ésto lo hago por ser tu Kudo, -suspiró- creo que eres un gran detective.

Rebosé de felicidad al oír esas palabras, sabía que no podía fallar al inspector ya que había confiado en mí. Ahora mi deber era averiguar cuáles eran los planes de Kaito Kid.

- Una pregunta Kudo, ¿de dónde has sacado la información de la nota? Mouri ha venido aquí aunque no me ha mencionado que te había pedido ayuda. Además a la prensa no ha salido nada relacionado -hizo un descanso esperando mi respuesta que no llegó, poco después volvió a formularme otra pregunta:- ¿Nos acompañaras, Kudo?

- Eh, no, no. Lo siento inspector pero, estoy algo ocupado últimamente, -descasé un par de segundos- espero que atrapen al ladrón y adiós -a continuación colgué, no podía perder ni un minuto.

Me levanté de la silla donde estaba sentado y me dispuse a ir hacía la puerta que estaba a un par de metros de mi.

- Oye Shinichi, buena suerte -me dijo el doctor-. Aunque ésta vez me parece que no va a ser como las otras.

Sonreí por la oración de ánimo que me había dado el doctor.

- Ya le contaré mi victoria contra ese ladrón. -y me fui por la puerta con una sonrisa victoriosa en mi rostro.

Mientras me dirigía al museo me puse a reflexionar. Me había dado cuenta que el doctor tenía razón: ésta vez había algo diferente en el comportamiento del mago de la luna plateada. Aunque una cosa tenía clara: algo desagradable ocurriría en ese muse y yo estaría allí para descubrirlo, y si hacía falta, detenerlo.
Además aún seguía con una extraña sensación que me colapsaba el cerebro. Por otro lado me sentía muy atraído por el caso, mi corazón latía a mil por hora, y suponía que sería debido a la curiosidad de averiguar qué misterio me espera en aquel pacífico museo.

Corría lo más rápido que podía, eran las 19:15h, faltaba poco para la hora del robo.

~Fin del capítulo: 3 - CARTA~

Espero que haya gustado la resolución de la carta, me la curré bastante y costó lo suyo xD
Gracias por comentar a Orujo y Dom Perignon (por cierto, me encantó tu conclusión sobre 1412, era muy currada aunque como yo de japonés no sé demasiado esa no fue la respuesta correcta, pero eso sí me gusta colocar cosas japonesas en los fics porque así parecen más "auténticos").

Un beso a todos;)

¿Qué pasará en el museo? Próximamente: 4 - ENTRAR
avatar
CAIPIROSKA
Prescindible para la organización
Prescindible para la organización

Femenino Mensajes : 107
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 12/07/2013
Edad : 19
Localización : En todas partes donde haya un buen espectáculo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  Dom Perignon el Jue Sep 05, 2013 2:01 am

Oye, ¿cuando vas a seguirlo? No me gusta dejar los fics a medias XD
Por ahora la historia está bien, pero aun te queda mucho camino como escritora. Supongo que son cosas que se deben ir puliendo con el tiempo, aunque no se si te gustaría "dedicarte" a esto (aunque sea como hobby) o si solo escribes fics por diversión. Si es lo primero, pideme consejo cuando quieras, y si es lo segundo, pues no voy a entrar en tecnicismos ahora, ya que por lo menos cumples los mínimos XD

Eso sí, insisto en que es delicado hablar en primera persona como Conan. Mimetizarse con el personaje nunca es fácil, así que intenta cuidar lo más posible ese tema cuando sigas este fic.



avatar
Dom Perignon
Alto cargo de la organización
Alto cargo de la organización

Masculino Mensajes : 519
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 25/01/2012
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  CAIPIROSKA el Jue Sep 05, 2013 2:26 pm

Lágrima de Dios: 4 - ENTRAR


Anochecía. El cielo se estaba tiñendo de oscuridad y el sol iba desapareciendo por el horizonte, escondiéndose hasta el amanecer. Automáticamente se iban encendiendo las faroles para que los nosotros, los viandantes, pudiéramos seguir caminando con tranquilidad y completa seguridad.

Debía darme prisa para llegar al museo.

Entretanto que iba haciendo el recorrido hasta mi destino, mi mente no podía parar de darles vueltas a todos los hechos sucedidos. Había encontrado una carta de Kaito Kid en la agencia de Detectives del tio Kogoro y horas más tarde había averiguado su contenido. Hasta ahí todo bien.

A pesar de tener todo bajo control, mi cabeza no podía parar de pensar que algo no cuadraba como era debido; en el lugar donde había hallado el mensaje del ladrón de guante blanco debería haber estado el móvil del detective. ¿Qué tenía planeado Kid? ¿Debería tener ese hecho alguna relación con su robo?
Además, aún seguía con una maldita sensación que me colapsaba el cerebro. ¿Qué iba a suceder en aquel museo?

Eran las 19:30h y el corazón me iba a mil por hora por la corrida que iba haciendo. Y no era de extrañar, con el cuerpo de niño que conservaba me cansaba fácilmente sin hacer casi ni esfuerzo. Por suerte, poco después de notarme rendido, percaté que ya me encontraba a la altura del edificio. Entonces fue cuando la fugaz idea de como iba a entrar en el museo me golpeó.

Observé que a mi alrededor se encontraban un montón de escuadrones del inspector Nakamori y poco después, visualicé que éste como una vez más, estaba histérico de nervios, gritando a ton y son que en ésta ocasión sí que atraparía al ladrón que había estorbado sus dulces sueños desde el primer momento que entró en su vida.
Suspiré. Al menos una cosa iba bien de momento, Megure había avisado a Ginzo y seguramente él estaría al llegar. Y no me equivoqué, a unos metros detrás del hombre trajeado, bajó de un coche policía el inspector con sombrero. Para mi sorpresa, él no se encontraba solo, venía acompañado del tio Kogoro y los inspectores Wataru Takagi y Miwako Sato.
Noté desde la distancia en la que me encontraba que el padre de Ran estaba enojado y su cara larga no pasaba desapercibida; seguramente su estado era causado porque se iba a perder el concierto de Yoko Okino.

Je, je, je Te lo mereces... ¡¿Pero que decía?! Éste no era el mejor momento para pensar en los ocios del detective durmiente, ahora tenía un caso que reclamaba mi ayuda. Antes que nada, lo que debía hacer era ingeniármelas para poder entrar con ellos, pan comido si lo hacía como era debido.

- ¡Conan! -sonó una voz infantil detrás mío, le conocí enseguida-. ¿Qué haces aquí? -acabó preguntando Genta.

Oh, no. Allí se encontraban todo el grupo de los Shonen Tantei. Habían tenido que pasar por aquí justo ahora.... Mierda, mierda. Me encontraba acorralado o mejor dicho, muerto. ¿Qué les podía contestar? Era más que obvio que algo llevaba entre manos, ellos no eran tontos, ya se habrían dado cuenta que la policía estaba en el lugar. Aún así, si les decía la verdad seguro que querrían venir conmigo... ¿Qué podía hacer?

Mientras pensaba con mi mente en blanco intentando encontrar una respuesta acertada para aquel grupo, Ai me cogió del brazo por segunda vez del día y me alejó un par de metros de los niños.

- ¿Me puedes contar de una vez que está pasando Kudo? -preguntó en voz baja aunque audible.

Suspiré. No tenía otro remedio, así que le conté todo lo sucedido.

- ¿Y donde está el problema? Vas a tener otra de tus batallitas con ese ladrón -dijo indiferente-. Normalmente eso te pone con una cara boba de felicidad.


- No quiero que os quedéis aquí, al menos hoy, tengo un mal presagio... -hablé mirando hacia mis tres amigos. - Y otra cosa, ¿Qué hacéis vosotros aquí?

La joven me dedicó una mirada inexpresiva junto con una sonrisa melancólica que no entendí.

- Toma, ésto de servirá -ella no contestó a la pregunta que le había formulado y en su lugar, me enseñó su mochila que mantenía en su espalada. Después, me la entregó. Analicé que no era la misma que había utilizado por la mañana, eso significaba que ya había ido a casa del doctor y este se la había dado-. Ábrela solo en extrema urgencia.

- ¿Por qué me das la mochila? -pregunté, perplejo.

- Una cosa que he preparado y eso será todo lo que podré hacer por ti -habló con un tono más jovial aunque percibí cansancio-. No hace falta que me des las gracias -concluyó y sin más qué decir, se volvió a dirigir con el resto del grupo.

A mi me había dejado sin respuesta. ¿Qué hallaría dentro de la mochila? En fin, como había comentado Haibara lo mejor sería averiguarlo cuando lo necesitase. Aunque había cierta duda que me carcomía por dentro, ¿por qué justo hoy ella estaba tan preocupada por mi o simplemente era mi imaginación? Moví la cabeza, ya pensaría más adelante en eso, ahora solo debía tener mi mente enfocada en descubrir que tramaba ese ladrón presuntuoso.

A continuación, me coloqué la mochila en la espalda y me dirigí con el resto del grupo que se encontraba de lo más animado.

- Chicos tenéis que volver a casa, yo iré de aquí un rato -dije, al regresar.

- Mentiroso -empezó diciendo Mitshuyco-. Siempre haces lo mismo, nos dejas para llevarte todo el merito tu solo. No sabemos que estás tramando pero, suponemos que debe de ser interesante.

- Eso Conan -dijo Ayumi, cabizbaja-. Nosotros también queremos participar.

- Además, somos La Liga de Detectives Juveniles, ¿no? -habló el más alto del grupo-. Tenemos que mantenernos unidos. Venga, ¿a qué esperamos para entrar?

No tenía nada que decir, dijera lo que dijera ellos no se iban a ir. Este grupo era muy tozudo cuando se les metía una cosa en la cabeza. ¿Qué podía hacer? Ya que una cosa la tenía clara: pasara lo que pasara, me adentraría en aquel edificio.

- Aquí solo puede acceder personal autorizado y por supuesto, los espectadores que comprarán la entrada para ver la exposición -habló una voz detrás mío que afirmaba confianza, autoridad y seriedad.

Poco a poco me fui volteando para observar el individuo que se había incorporado a nuestra conversación. Visualicé a un chico de diecisiete años, vestido con un traje que para mi memoria era muy familiar, se trataba se aquella vestimenta que hacia irreconocible a mi mayor ídolo detectivesco, Sherlock Holmes. El joven tenía los cabellos castaño claro, unos ojos marrones intensos y, aunque hablaba muy bien el idioma, le noté un ligero acento inglés. Sin duda, sabía quien era.

- ¿Tenéis alguna de las cosas que he mencionado?

- No... -contestó mitsuyno con la cabeza caída, mirando el suelo.

A los tres chicos les noté que las palabras del londinense les habían afectado, ya que seguramente se habrían dado cuenta que por muchas ganas que tuvieran no podrían entrar en el lugar, pero supongo que no se darían por vencidos.

- Entonces ya no hay nada más que hablar sobre este tema. ¿No creéis? -acabó diciendo.

Nadie contestó, se habían quedado sin respuesta con las explicaciones que había dado Saguro Hakuba.

- Me parece que voy a entrar, no os preocupéis, otro día dejaré que juguéis con ese ladrón -en su rostro percibí una sonrisa-. Hasta la próxima, Liga de Juvenil de Detectives.

El chico accedió, sin decir nada más. Por unos instantes maldije al joven detective, esa burla había sido de muy mal gusto, aunque tampoco debía darle más importancia.

- Conan... ¿qué vamos a hacer? -me preguntó Ayumi inocentemente.

Estaba claro ¿no? Lo que debían hacer era irse y yo entrar. Cuando me dispuse a contestar, recibí un golpe seco en la cabeza, que momentos después percibí que había sido provocado por Kogoro Mouri.

- ¡AU! -refunfuñé, me había dolido. Te has pasado de la raya tío...-. ¡Me has hecho daño Kogoro!

- Eso te pasa por estar aquí. Vamos vete a casa y dile a Ran que te prepare la cena.

- Tío, recuerda, Ran se encuentra con sus amigas preparándose para ir a ver la película.

El detective se puso a reflexionar, tomándose unos segundos y todos le miramos.

- Pues vete con el doctor Agase -a continuación, miró al resto de mis compañeros-. Y vosotros, iros a casa, seguro que vuestros padres os buscan, está anocheciendo -dijo con un tono ofensivo y enfadado.

- Pero... -murmuró Genta.

- Nada de peros -concluyó tajante Kogoro.

Los Shonen Tantei se dedicaron unas miradas, viendo que no podrían quedarse. Suspiraron.

- Adiós Conan, hasta el lunes.

- Nos vemos, Edogawa -se despidió Ai Haibara y por su forma de hablar la noté contenta. Me alegré ante ello.

- Hasta el lunes -dijeron Mitsuyco y Genta al unisono, hecho que me causó gracia.

Los cuatro se fueron, y todo gracias al detective con bigotes, al menos sí que servía para algo. Cuando desaparecieron de mi alcance de visualización, Kogoro empezó a hablar:

- Va y tu también vete; este no es un lugar para que estén los niños.

- Es que veras Kogoro... -empecé a decir, no me iba a ir, y se me había ocurrido una idea con la cual convencer al hombre-. Yo quiero ver como el fantástico detective Kogoro Mouri captura a ese ladrón... Sabes que tu eres mi figura favorita como investigador. ¡Me harías el niño más feliz del mundo! -seguidamente, añadí una sonrisa infantil. Iba a funcionar, nadie se podía resistir a ese rostro angelical.

Él empezó a reír de una forma deliberada y al principio me asusté. ¿Se estará volviendo loco? Por favor, este tío ya no tiene remedio...

- Esta bien Conan, puedes quedarte conmigo, pero, pórtate como es debido.

Menos mal. Halagarlo siempre funcionaba con él, había sido más fácil que quitarle un caramelo a un niño pequeño. Mi estado anímico de aquellos momentos era inmejorable, había podido ingeniármelas para poder acceder.

Dichas las palabras de aceptación del tío, empezamos a entrar junto con los inspectores. Eran las 20:00h, faltaba poco para la hora señalada del robo.

~Fin del capítulo: 4 - ENTRAR~







¿Qué os ha parecido? En este capítulo sé que no hay mucha acción pero, era bastante necesario ponerlo. Además ¿qué os ha parecido la aparición de Saguru Hakuba? Es uno de mis personajes favoritos.

Hasta la próxima: 5 - Museo
avatar
CAIPIROSKA
Prescindible para la organización
Prescindible para la organización

Femenino Mensajes : 107
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 12/07/2013
Edad : 19
Localización : En todas partes donde haya un buen espectáculo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  CAIPIROSKA el Jue Sep 05, 2013 2:39 pm



Hola! Siento haber dejado tan parado el fic! La verdad es que estuve liada con otras historietas y se me pasó completamente actualizar éste Very Happy Pero no te preocupes, ya he puesto continuación.
Sobre lo que me has preguntado, sinceramente, no me veo de escritora en un futuro, más que nada todo ésto lo hago como completo hobby para entretenerme con historietas de mis animes favoritos. Por supuesto, sé que debo pulir mucho mi forma, expresarme no es uno de mis fuertes, aunque intento ir mejorando poco a poco. Si quieres darme algún consejo, siempre estoy abierta a nuevas ideas y/o correcciones, dándomelas me siento orgullosa ya que encuentro que aquella persona se preocupa en que el fic mejore y que yo misma vaya subiendo de nivel.
Sin más, un beso y siempre da gusto ver que lees el fic Wink


Dom Perignon escribió:Oye, ¿cuando vas a seguirlo? No me gusta dejar los fics a medias XD
Por ahora la historia está bien, pero aun te queda mucho camino como escritora. Supongo que son cosas que se deben ir puliendo con el tiempo, aunque no se si te gustaría "dedicarte" a esto (aunque sea como hobby) o si solo escribes fics por diversión. Si es lo primero, pideme consejo cuando quieras, y si es lo segundo, pues no voy a entrar en tecnicismos ahora, ya que por lo menos cumples los mínimos XD

Eso sí, insisto en que es delicado hablar en primera persona como Conan. Mimetizarse con el personaje nunca es fácil, así que intenta cuidar lo más posible ese tema cuando sigas este fic.
avatar
CAIPIROSKA
Prescindible para la organización
Prescindible para la organización

Femenino Mensajes : 107
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 12/07/2013
Edad : 19
Localización : En todas partes donde haya un buen espectáculo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  CAIPIROSKA el Jue Sep 05, 2013 5:21 pm

Hola otra vez, como he tardado tanto en actualizar pienso que sería mejor subir dos de golpe. Como siempre digo, espero que disfrutéis de la lectura.

Lágrima de Dios: 5 - MUSEO



Traspasamos la verja y damos paso al Parque Ueno. Mientras nos íbamos adentrando en el lugar, observé diferentes e importantes edificios: el Museo Nacional de Ciencia de Japón, el Museo Nacional de Arte Occidental, una sala de conciertos, la capilla Tōshōgū, la Charca Shinobazu, la capilla Benzaiten, el Zoológico de Ueno y por último, el edificio que era la razón por la que nos encontrábamos allí: El Museo Nacional de Tokio (todos estos sitios son auténticos).

No me extrañaba que esa área tuviera tanta popularidad en Japón, tanto para los extranjeros o japoneses, ya que era un lugar encantador, sobre todo porque era un hábitat natural muy bien conservado. A más, éste fabuloso parque se había ganado gran parte de la población nipona.
Aún me acordaba que de pequeño había venido alguna vez con mi padre al Museo Nacional de Ciencia de Japón, donde conocía un buen amigo suyo. Me lo pasaba tan bien en las excursiones que hacía con mi padre... Lo hecho tanto de menos...

En el parque, a parte de los edificios, también se encontraba rodeado de figuras prominentes de la ficción japonesa. Siempre me había sorprendido con la esculturas, eran muy particulares y curiosas.

Seguimos caminando, cada uno sumergido en sus profundos pensamientos, hasta que finalmente, entramos en el museo.

Era gigantesco, lujoso y estaba muy bien iluminado. En las paredes de éste, había enmarcadas bastantes obras de arte muy bien colocadas, pintadas por los más prestigiados pintores japoneses. En un lado de aquella inmensa sala, se encontraba un escenario, en el cuál los duelos harían su presentación más tarde. En medio del escenario, se encontraba un pedestal de cristal muy elegante y tenía un acabado color oro. En él, descansaba la joya, Lágrima de Dios; era magnífica y su tamaño sería alrededor de unos siete centímetros. Era bastante pequeña, encontré que era un objeto sencillo de esconder y que pasase desapercibido.

Observé que en el interior se encontraba el detective londinense mirando detenidamente no se qué por los bajos del pedestal.

- Hakuba, ¿qué haces aquí? -preguntó el inspector trajeado nada más verlo. Tuve la sensación que no se había percatado que anteriormente había accedido al lugar.

- Buenas tardes -saludó caballerosamente, entretanto, se fue acercando a nosotros con firmeza-. Como una vez más, me alegro de verlo Nakamori -hizo una leve pausa y después, colocó la mano en su mentón-. Inspector, ¿no cree que ha puesto escasa seguridad esta vez? -preguntó, dando a entender que eso era lo que había estado investigando cuando entramos.

- Sí, tienes razón -contestó éste-. Pero piensa que a mi me han informado de que Kid iba a robar hace poco. ¡En tan poco tiempo no he podido ni preparar un buen plan de captura! -aclaró nervioso y a la vez con una chispa de emoción en sus ojos-. Normalmente Kaito Kid deja más tiempo... -suspiró, observando el alrededor-. Además, los dueños de la joya me han dicho que no querían que hubiera mucha seguridad y que nada del aviso saliera por la prensa, ya que no quieren asustar ni preocupar a los espectadores que vendrán a presenciar la exposición. Aunque, finalmente, he podido traer a unos veinte hombres para que ayuden en la protección. ¡No he podido hacer nada más! -terminó, aunque parecía que estuviera sacando fuego por los dientes.

- Entiendo ¿pero usted no cree que es extraño, todo en conjunto? -preguntó el joven detective, aún conservando su pose anterior.

- ¿A qué te refieres, exactamente? -preguntaron Kogoro y Ginzo.

- Lo más normal en estos casos, -empecé a decir, y dejé a Saguru con las palabras en la boca- sería informar a la prensa de que él quiere robar Lágrima de Dios, ya que de esta forma la joya ganaría valor y vendría muchísima gente más a contemplarla. La razón sería porque todo el mundo querría admirar aquel diamante que el presuntuoso ladrón de guante blanco quiere obtener. En otras palabras: ganarían dinero rápido. Pero lo que me sabe peor, es que no puedo entender como los dueños no han permitido una seguridad más férrea y consistente... -seguí diciendo, la verdad que la cuestión que había hecho Hakuba daba para qué pensar. Entonces, fue cuando me di cuenta que todos me miraban, a mi, con ojos de no creer que tal argumento hubiera sido planteado por un niño de siete años-. Y eso fue lo que escuché un día por la tele... -seguidamente, solté una risita, para quitarme miradas no deseadas.

Funcionó, al acabar el comentario, mis compañeros siguieron la conversación tranquilamente.

- El chico tiene razón, además, lo que me parece irónico es que a pesar de que un miserable les va robar su preciado tesoro, ellos se comporten con muy buen humor -suspiró, el rubio no confiaba con ellos-. Aunque lo que me descoloca es que nos han dejado pasar a nosotros y no han permitido colocar un cambio de pedestal a uno con cerradura o sensor. Parece que hay algo misterioso detrás de todo... -la última frase la murmuró con un hilo aunque fue suficiente como para que yo la escuchara.

Era verdad, había algo que olía mal en todo ese asunto y parecía que no era el único que me había percatado de ello.

- ¿Quién te ha dado autorización para formar parte de la policía? -preguntó Nakamori, parecía que estuviera descontento con la visita del joven.

- Mire inspector, a mi nadie me ha dado autorización, pero ¿no cree qué cuantas más manos haya para atrapar a ese ladrón será mejor?

El inspector suspiró, parecía que ésta conversación la mantenían rutinariamente y se encontraba cansado de tanto repetirla.

- Haz lo que te plazca, pero antes... -se acercó al joven y pellizcó su mejilla izquierda con los dedos. Hakuba intentó defenderse pero, el inspector lo tuvo bien sujeto. Después de unos instantes, lo soltó.

- Inspector es un bestia, me ha dejado la mejilla colorada -refunfuñó Saguru, aunque nadie le contestó al comentario.

Después de escuchar al joven detective, el inspector trajeado se puso con sus veinte hombres y se despidió del resto, diciendo que ahora tenía faena. Seguidamente, se metieron en otra sala para preparar el plan de captura.

Estaba acompañado de Juro, Kogoro, Wataru, Miwaco y Saguru; nosotros nos habíamos quedado en medio de aquella enorme sala, sin hacer ni decir nada. Todos teníamos la misma idea en la cabeza: Kaito Kid.

- ¿Megure está seguro qué esa es la joya que el ladrón va a robar? -preguntó el tío para entablar una conversación y así romper aquel inquieto silencio.

- Bueno, yo creo que sí.

- ¿Cómo qué cree? -el detective confundido, alzó una ceja.

- Es que no fui yo quien averiguó el enigma.

- ¿Y quién fue? -todos encontraron interesante la contestación.

- Shinichi Kudo -se oyó, pero para sorpresa de los presentes esas palabras no habían salido del inspector interrogado y todas las miradas fueron a parar al londinense-. ¿Verdad inspector, o me equivoco?

- ¿Cómo lo sabes? -fue la contestación que dio Juro, sorprendido.

- Hay pocas personas que llegarían a la conclusión correcta con esa información tan implícita y aunque me cueste admitirlo, Kudo es uno -contestó y se colocó a mi lado-. ¿Verdad Conan? -preguntó mirándome dulcemente.

Asentí con cara de niño bueno, deseando que acabara esa conversación sobre mí.

- Así que Shinichi... dedujo que este era el lugar -dijo Kogoro en modo pensativo pero en voz alta-. ¿Megure cómo pudo dejar que ese mocoso le dejara dar ordenes? -siguió diciendo Kogoro enrabiado ya que él no había deducido nada.

- Venga, Mouri, tampoco es para ponerse así -aclaró en defensa el inspector interrogado-. Y ya no quiero hablar más del asunto, por favor.

Dicho ésto, se acabo la conversación. Menos mal.

A continuación, de una de las salas contiguas, aparecieron los dueños de la joya, que eran socios desde hacía muchos años. Visualicé a Kenzo Gaho; un hombre de unos cuarenta y tantos, bien trajeado, moreno y unas finas gafas que le daban un toque intelectual. A su lado, Taheo Keo; un hombre cuarentón al igual que su compañero, un poco desaliñado con comparación a su socio, un cabello negro intenso como el carbón y un espeso bigote encima de sus rectos labios. Ellos se dirigían hacía nosotros, con aspecto de estar discutiendo y encontrarse malhumorados.

- Buenas tardes -saludó el de gafas, dejando de disputar y comportándose educadamente.

- Encantado de conocerlos, señores Kenzo Gaho y Taheo Keo -habló Juro.

- Inspectores, por favor, cuiden de mi querida Lágrima de Dios, es todo lo que poseo -dijo el señor Gaho, intentando mantener una sonrisa.

- Haremos todo lo posible para detener a Kaito Kid, pero, por favor, no se preocupen por el robo y concéntrense en la exposición -aclaró la inspectora Sato muy convencida de sus palabras.

- Muchas gracias.

Hubo un pequeño silencio, todos mantuvieron contacto visual, exceptuándome a mi; si supieran que gracias a mi persona ahora sabían el significa de la carta... Había que joderse... Y perdón por la expresión pero...
Por otro lado, el joven detective tampoco entró en ese juego de miradas y sacó de unos de sus bolsillos una libreta pequeña donde empezó a escribir con gran rapidez y en su rostro se dibujó una sonrisa victoriosa. Me gustaría saber qué está escribiendo... Mientras pensaba, volví a observar a los personajes que tenía a mi alrededor.

- Le veo nervioso señor Gaho, ¿se encuentra correctamente? -pregunté, tenía curiosidad.

- Sí, estoy bien -me contestó Gaho-. No te preocupes, chaval.

- Suele ponerse así antes de las exposiciones, -me empezó a concretar su socio, Taheo Keo que por primera vez se dignaba a hablar- en estos casos suele tener un poco de vergüenza.

- ¡Oye! ¡Tu por qué vas contando por ahí mis problemas! ¡¿Quién te has creído?!

- Lo siento, no era mi intención -contestó el bigotudo cabizbajo al ver su socio enfadándose con él.

- No, si todo es culpa de este mocoso -interrumpió el tío Kogoro, mirándome y con cara de pocos amigos.

Yo no había hecho nada, Kogoro.

- Por favor caballeros no se enfaden -tranquilizó el inspector con sombrero.

- Si nos disculpan, ahora tenemos que preparar unos últimos preparativos para la exposición -habló el de gafas, serio y seguidamente miró a su socio-. Venga, nos tenemos que ir, Keo, ven, vamos -ordenó a su compañero y éste le siguió a sus órdenes.

En esos instantes tuve la impresión que lo trataba como si fuese su criado personal, o peor, su perrito... Los dos hombres se fueron marchando y pude ver Kenzo Gaho regañaba al de bigotes. En definitiva, encontré que eran unos socios demasiado extraños.

- Por cierto inspector, ¿por qué usted vino aquí si esto no forma de su departamento? -preguntó Kogoro, parecía que hoy tenía muchas preguntas que hacer.

Desplacé mi mirado de los dueños y la dirigí nuevamente hacía mis compañeros.

- Pues veras...

- ¿Se lo pidió Kudo? -contestó el joven, guardando su libreta.- Es bastante fácil de predecir -ahora sí que me había sorprendido, era perspicaz, más de lo había pensado.

- Exactamente Hakuba. Ahora entiendo porque eres tan famoso en Londres -habló Megure y el londinense le dedicó con una cálida sonrisa.

- Hablando de sitios donde no deberíamos estar... -empezó a decir Takagi pensativo; él, durante todo el rato había estado callado- Sato, ¿ésta noche no me contaste que tenías planeado ir a... Al cine a ver una película con tu amiga Yumi? -preguntó.

Aunque no fuera para nada al caso, parecía que el inspector estuviera muy interesado por la contestación de su compañera y todos paramos bien la oreja para escuchar a la mujer.

- Takagi, como puedes preguntarme algo así mientras estamos de servicio -contestó Miwaco completamente seria y Wataru se dio cuenta que su cuestión no había sido formulada en el mejor momento-. A pesar de ello, de cierta forma, me satisface que te intereses por mi... -dijo ella, añadiendo un guiño con su ojo derecho-. Pero deberías saber que yo soy más de las películas de acción y no de las románticas, por eso al final no he ido -finalizó la inspectora, volviéndose otra vez a su estado firme como detective y dejando atrás la anterior broma realizada.

Su compañero no dijo nada, se había quedado anonadado por la contestación, bueno, él no fue el único, el resto también nos sorprendió. Al no haber respuesta, la charla se dio por finalizada. Aunque tuve la impresión que esa era la película que Ran vería junto con sus amigas.

- Inspector Megure, habrá una cosa que Kudo no le habrá menciono -dijo Kogoro, entretanto se le iluminaron los ojos.

- Mouri, ¿ha averiguado algo?

- ¿De qué se trata? -preguntó Hakuba, interesado y curioso.

- Estoy seguro que Kid se va ha disfrazar de alguna persona del público que entrará para presenciar la exposición.

- Tiene razón Mouri, no hemos pensado en eso... ¿Qué creéis Sato, Sato y Hakuba?

- Podría ser... -habló el inspector aunque inseguro-. Si fuese así, se nos hará difícil encontrarlo.

- Sería una buena oportunidad para robarla -empezó a decir Miwaco-. Aunque por otra opción quizá ya se encuentra aquí.

- Siento discrepar con su opinión Mouri, pero, tengo la corazonada de que él está entre nosotros. Ya tengo varios sospechosos pero, a nadie definitivo.

- ¿Tienes ya sospechosos? -preguntó el tío, desafiando al joven que le contradecía.

- Así es, aunque como ya le he mencionado, no tengo ninguno definitivo, de momento... -y ese 'de momento' lo hizo mirándome.

Me quedé boquiabierto, seguramente, eso era lo que Saguru había estado apuntando en su libreta: posibles sospechosos de ser Kaito Kid. En cambio, yo, no había pensado sobre la idea de que se hubiera disfrazado de alguien. Estaba desconcertado y eso no me gustaba para nada.

Esto Shinichi se te está complicando, tienes que centrarte, sino, podría acabar en tragedia.

Decidí aparcar esas sensaciones que guardaba en mi corazón y pensé que lo mejor sería ir a investigar un poco el lugar. Disimuladamente, entré en una de las salas contiguas y para mi decepción, no vi nada extraño. Eran las 20:40h y me encontraba en la Galería Asiática; cuando se acercó el londinense. Imaginé que lo más probable, es que él me hubiera estado observando durante toda la investigación que había realizado por el museo.

- ¿Qué haces?

- Me parece que lo mismo que tú -habló, pensativo-. ¿Has encontrado algo singular?

Moví la cabeza, dando a entender que todo tenía un aspecto normal.

- Cuando lo investigué también pensé igual; lo único que me sorprendió fue la limitada seguridad del pedestal.

Suspiré, ésto tenía muy mala pinta, no sabía como nos lo íbamos a hacer. Entretanto, Saguru se acercó y seguidamente, se arrodilló a mi altura. Después, carraspeó suavemente.

- ¿Qué te parece si cooperamos para poder atrapar a ese ladrón?

- ¿Para qué necesitas mi cooperación? -pregunté, interesado. Sinceramente no era que rechazase su compañerismo, la verdad eso me beneficiaba, aunque quería saber su razón.

Sonrió.

- Pienso que las dos últimas frases de la nota que envió Kaito Kid iban dirigidas a ti. Por eso, quiero tenerte cerca para ver que hace ese ladronzuelo contigo.

- Oye, ¿qué te estás imaginando que me va hacer ese presuntuoso? -escupí de mi boca, bastante enojado. ¿Quién se había creído?

Empezó a reír.

- Venga Conan, me parece que me has malinterpretado, solo quiero atrapar al ladrón, ya está.

- Vale, vale, te perdono -dije entre risas, al fin y al cabo, no era el mejor momento para enojarme.

Saguru Hakuba me estaba observando detenidamente y por un segundo, tuve la amarga impresión que él había descubierto mi verdadera identidad.

- Son las ocho, cincuenta y un minutos y treinta segundos -aclaró dejando de reír y mirando su reloj. Seguidamente se levantó-. ¿Lo oyes? La gente está empezando a entrar, va siendo hora que vayamos.

No puse ninguna contradicción y me limité a seguirlo. Mientras me encontraba con el rubio detective, vi a Taheo Keo sostener como un camarero una bandeja, donde Kenzo Gaho cogió un sobre, un vaso y finalmente, éste último se dirigió al servicio con bastante rapidez. ¿Qué iba hacer minutos antes de su presentación? Me fijé en la reacción de Saguru y sube que él también tubo la misma sensación.

- Hakuba, quédate a vigilar la sala, yo me encargo del señor Gaho -aclaré como mandato.

El detective asintió y supuse que le pareció bien el plan. Me dirigí a seguir al sospechoso. Éste entró al servicio, y a continuación, lo imité. Hice que me lavaba las manos y la cara; mientras, el señor Gaho abrió el grifo y puso el vaso bajo éste, llenándolo por la mitad. A continuación, abrió el sobre y metió una mano dentro, de donde sacó una pastilla, la cuál colocó en el vaso que contenía agua.
Seguidamente, el hombre tiró el sobre que envolvía la pastilla en una de las basuras de debajo de las picas.
Deduje que esa píldora se debía tratar de un tranquilizante para calmar los nervios; y ahora, él tendría que esperarse unos segundos antes de tomársela, ya que debía darle tiempo a que se desvaneciera.

- Señor, ¿se encuentra mal? -pregunté con toda la inocencia que un niño podía tener.

- Pues un poco chaval -esbozó una media sonrisa-. Me voy a tomar ésta pastilla, y así estar mejor para presentar la exposición.

- Usted, ¿tiene miedo escénico? -el hombre me miró sorprendido. Había dado en el blanco.

Se quedó un momento en silencio, perplejo, aunque poco después habló:

- Pues un poco sí -suspiró-. Por favor, discúlpame, voy a ir saliendo -el hombre se marchó feliz, conservando en sus manos aún el vaso sin consumir.

Entonces, un escalofrío recorrió por todo el cuerpo y me dejó con una sensación muy desagradable. Mi cuerpo se movió por voluntad propia hasta la basura, donde se encontraba el sobre, que instantes antes había tirado el millonario dueño de la joya. Cogí el objeto con un pañuelo que solía llevar conmigo en los bolsillos y una sola palabra salió sin más de mis labios:

- Cianuro...


~Fin del capítulo: 5 - MUSEO~



¿Qué os ha parecido? Espero que no os haya defraudado y que vayáis sintiendo el misterio de la historia.

Como siempre, acepto criticas de todo tipo que me animan a seguir escribiendo.

Besos y hasta el próximo capítulo!!



avatar
CAIPIROSKA
Prescindible para la organización
Prescindible para la organización

Femenino Mensajes : 107
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 12/07/2013
Edad : 19
Localización : En todas partes donde haya un buen espectáculo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Fic: Lágrima de Dios

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.